El Juvenil A vence al Atlético Riveira.

Partido marcado por la inferioridad numérica de los visitantes.

El pasado sábado, nuestro Juvenil A sumaba una victoria que prácticamente le otorga la permanencia en Liga Gallega un año más. El equipo de David, Fran y Diego se imponía 5-0 a un rival directo como el Atlético Riveira tras un partido marcado por la inferioridad numérica del equipo visitante desde prácticamente el comienzo del choque.

Aún no habían transcurrido cinco minutos cuando el At. Riveira se quedaba con diez jugadores tras una expulsión de un defensa por cortar un ataque siendo último hombre. Esta expulsión ponía muy de cara el partido para nuestro equipo que pasado el cuarto de hora se adelantaba por medio de Douglas. Apenas cinco minutos después, de nuevo Douglas acertaba ante la portería visitante logrando el segundo gol del equipo poniendo las cosas muy francas de cara al resto del choque. El encuentro se acabó a la media hora cuando el Riveira veía como le expulsaban un segundo jugador por doble amarilla. Con un rival con dos jugadores menos y con una hora por delante, el partido quedaba muy deslucido y difícil de encarar para ambos equipos.

Los nuestros se dedicaron a tener la pelota ante un rival que hizo lo que pudo y al que hay que reconocerle que pese a la situación, demostró ser un equipo muy deportivo y tuvo un comportamiento ejemplar.

En el tramo final, con el Riveira muy fatigado por el esfuerzo, nuestro equipo lograba tres goles en los últimos veinte minutos. Douglas, Iago y Mielle cerraban el marcador definitivo de un partido poco atractivo para el público que se acercó a Caranza.

Charlamos con David después del choque:

“Estábamos ante un partido a priori complicado con un rival enfrente que llevaba tres buenos resultados consecutivos. La primera expulsión en el minuto 4 cambió el partido y la verdad es que no se vio un buen encuentro. Poco ritmo y la realidad es que fue uno de nuestros peores partidos de la temporada. No estuvimos nada acertados y fallamos mucho de cara a gol.

Tras la expulsión, a ellos no les quedó otra que dedicarse a defender y buscar alguna contra. Tienen varios jugadores de gran nivel y buscaron jugar sobre su mejor hombre, Anthony. Después llegó la segunda expulsión y se acabó todo. Poco fútbol y sucedieron pocas cosas más allá de los tres goles que marcamos cuando ya estaban con nueve.

Quisiera felicitar al Riveira porque aún quedándose con nueve jugadores tan pronto, tuvieron un comportamiento y una deportividad de diez e intentaron competir de la mejor forma posible.”

El equipo se pone en el puesto doce de la tabla con un margen amplio con respecto a los puestos peligrosos. Ahora, el equipo se centrará en la visita al Dumbría de la próxima jornada.