La Competitividad del Juvenil le da tres puntos ante un gran Viveiro.

Pincha aquí para ver el acta del partido. Nueva victoria del conjunto de Héctor, y de nuevo, como la pasada semana, ante otro gran equipo, y rival directo para el ascenso de categoría. Y varios datos para la reflexión. Una vez más, el equipo consigue la victoria con un resultado ajustado; a su vez, de nuevo, el gol de la victoria se consigue en los minutos finales, como ha sucedido en las últimas jornadas, y otra vez, el equipo rendía a pleno rendimiento pese a contar con bajas significativas.  Mi reflexión es que éste, y ese es mérito del mister, ademas de los jugadores, es un equipo que compite, y compite muy bien.  Eso le dará en lo que queda de liga, un plus de confianza, y es saber que costará mucho conseguir puntos de aquí al final, pero los adversarios también saben que el Galicia es un rival “duro de roer”.

Lo pudo comprobar este fin de semana el Viveiro, posiblemente el mejor equipo que ha pasado por Caranza esta temporada. Mereció ganar. Lo hizo todo bien, llevó el dominio del encuentro, tuvo el control del mismo, tuvo las ocasiones más claras. Pero perdió. En la única clara ocasión del Galicia, a falta de poco para el final, en una volea a modo de despeje, que pilla adelantado al meta del Viveiro, que poco puede hacer, y, como decía su entrenador al final del encuentro ” quedamos con cara de tontos“. Son las cosas del fútbol. El Galicia está en una dinámica positiva. Todo le sale bien. Pero, cuidado, – decía Luis Aragonés que no creía en la suerte, y que cuanto más trabajaba, más suerte tenía. No deja de ser una frase, pero lo cierto es  que la dinámica positiva del Galicia está basada en su trabajo de semana, que, como dice su mister, “todos están trabajando, y no falta nadie a entrenar“. Provocada por el buen trabajo del grupo, pero todo juega a su favor, y eso favorece  la competitividad del grupo.

En definitiva, tres puntos de oro para el equipo, que, además ayudado por los pinchazos del resto, lo afianzan en el liderato. Pero queda mucho, y hay buenos equipos en el grupo. Uno de ellos el Viveiro, que será un firme candidato al ascenso. En Caranza demostró que no es peor equipo que el Galicia, pero su dinámica seguramente, sí. Tienen talento, sobre todo de medio campo hacia arriba. Solo les hace falta una dinámica positiva.