Un mundial es otra cosa.

Hace unos veinte días comenzó el Campeonato del Mundo de fútbol en Rusia. Como cada cuatro años, toda la atención se centra en un país en el que se reúnen las mejores selecciones de cada continente. Aficionados de todos los rincones del mundo acompañan a sus equipos en lo que es, junto con los juegos olímpicos, el evento deportivo de mayor importancia de todos los habidos y por haber.

Sólo hemos sobrepasado el ecuador de la competición y lo mejor está todavía por venir. Sin embargo, 24 selecciones, incluida por desgracia la nuestra, están ya en casa y nos han dejado imágenes para el recuerdo.

Del fracaso de España ya se ha hablado largo y tendido a lo largo de esta semana. Que si Rubiales, que si Lopetegui, que si F.P., que si Hierro… Poco se ha hablado de algunos jugadores con mucho peso en el equipo que han llegado en condiciones físicas incompatibles con un campeonato de estas dimensiones. España perdió con Rusia que era la selección de todas las que participaban, con peor ranking FIFA, por debajo de selecciones como Panamá ó Arabia Saudí. Ahora no hay vuelta atrás pero no estaría de más un poco de autocrítica, que ha sido nula prácticamente, por parte del equipo nacional de la que para muchos es la mejor liga del mundo. Poco se ha hablado también de esos aficionados que se han desplazado hasta Rusia, gastándose seguramente un buen dineral entre vuelos y estancias, y que se vuelven a España después de ver lo que han visto.

España al margen, el Mundial está dejando otras imágenes que merecen ser comentadas. Se dudaba mucho de Rusia como país organizador en varios aspectos como el de la seguridad y hasta el momento, todo son buenas noticias. En el plano deportivo, no está siendo el Mundial de más nivel de la historia debido en buena parte al bajo rendimiento ofrecido por selecciones que, a priori, tendrían que pelear por cotas mayores. Los jugadores de España, Alemania, Argentina ó Portugal están ya de camino a sus destinos vacacionales seguramente antes de lo que esperaban. Sí estos equipos han sido la cruz, la cara está en selecciones como Uruguay, Suecia, Bélgica ó la propia Rusia, que siguen en competición, y en equipos que han sido eliminados pero han dejado grandes sensaciones. Equipos como Perú, Senegal ó Nigeria se fueron para casa en la primera fase después de seguramente, merecer el pase a las eliminatorias tanto ó más que sus rivales. Sorprendieron selecciones como Irán en el grupo de España, y otras como México, que se cargó a Alemania pero se cruzó con Brasil en octavos, o Japón que rozó la machada ante Bélgica.

Otra de los aspectos más destacados ha sido la utilización del VAR. Para muchos un gran acierto. Para otros, un fracaso. El principal motivo de discordia ha sido el porqué de ahora lo uso, ahora no. Aquí me hago el loco como si no pasara nada(el agarrón a Piqué en la prórroga ante Rusia). Que si va muy lento a veces. El año próximo lo tendremos en la liga y a buen seguro que la polémica continuará con o sin VAR.

Otra de las imágenes del mundial ha sido sin duda la del jugador coreano Son. El futbolista del Tottenham lloraba desconsolado tras la eliminación de su selección ya que si Corea alcanzaba los octavos de final, se libraría de tener que realizar el servicio militar(de 18 meses a más de dos años según el caso) en su país. En caso de tener que realizarlo sería un duro revés para su prometedora carrera en Inglaterra aunque aún le queda una bala en los Juegos Asiáticos de este año en los que Corea deberá salir campeona si quiere evitar tener que hacer la “mili”.

Una de las historias más impactantes es la de Obi Mikel. El futbolista nigeriano, exjugador del Chelsea entre otros, recibía horas antes de jugar el partido de su selección ante Argentina, la noticia del secuestro de su padre, el rescate que le exigían y la amenaza de las consecuencias que tendría si revelaba la información a las autoridades. Obi Mikel jugó el partido alegando que no podía fallarle a 180 millones de nigerianos. Afortunadamente, su padre era liberado días después sano y salvo.

De Maradona y todo lo que rodea a la selección argentina mejor no hablamos.

No todo son noticias de este tipo las que deja un mundial. La alegría de Panamá y sus aficionados al lograr el primer gol de su historia en un mundial pese a ir perdiendo 6-0 ante Inglaterra. La selección senegalesa haciendo un baile como calentamiento o el espectáculo de los islandeses con la grada, son imágenes de lo que supone para muchos, un evento de estas características.

Sin duda otra de las imágenes que debería quedar en la retina de todos es la de los aficionados japoneses y senegaleses recogiendo los desperdicios que habían depositado en las gradas al final de los partidos. Una muestra de civismo que en el mundo occidental no es muy común. Los jugadores equipo japonés también dieron ejemplo tras caer en octavos de final ante Bélgica. Tras perder en el último minuto después de ir ganando 2-0, cualquier otro equipo hubiera hecho un destrozo curioso en el vestuario, pongamos por ejemplo golpes en las puertas, algún cristal roto, botellas y todo tirado por el suelo. Pues los japoneses dejaron de esta guisa el vestuario y no se fueron sin antes dejar una nota en la que daban las gracias escrito en ruso. Otro nivel.

Ahora por delante los cuartos de final, las semifinales y la gran final. Dos lados del cuadro totalmente opuestos y ocho selecciones buscando la gloria.

Francia y Uruguay abrirán este viernes los cuartos de final. Los Griezmann, Mbappé, Pogba y compañía ante una selección que no deja de sorprender. Uruguay, que tiene algo más de medio millón más de habitantes que Galicia, vuelve a colarse entre los mejores del mundo con un aguerrido grupos de jugadores liderados por Godín, Cavani y Luis Suárez. Todos bajo la batuta de un entrenador al que no se le da el reconocimiento que se merece. Óscar W. Tabárez quizá no mee colonia como otros y se ve obligado a caminar ayudado de unas muletas pero es un entrenador con mayúsculas que está haciendo historia una vez más al frente de la selección charrúa.

Por ese mismo lado, Brasil y Bélgica se pelearán también el viernes por un puesto en semifinales. La gran favorita ante una selección belga que iba de tapada y no figuraba en las quinielas. Asusta ver el once de Roberto Martínez con jugadores como Courtois, Kompany, Mertens, De Bruyne, Lukaku o Hazard. Delante tendrán a la Brasil de Tite y Neymar, gran favorita, y que ha ido de menos a más a lo largo del campeonato.

El otro lado del cuadro es otra cosa. Los españoles nos tiramos de los pelos al ser eliminados viendo como se habían puesto los cruces por nuestro lado. Inglaterra, que lleva un porrón de años sin hacer nada en ninguna gran competición se enfrenta a Suecia el sábado. Sostenida por los goles de Harry Kane, los británicos intentarán eliminar a otra de las selecciones de las que se habla poco. Suecia dejó en el camino en la fase de clasificación a dos equipos como Holanda e Italia y ahora en el mundial, está dando la cara plantándose en cuartos por primera vez en 25 años. Y todo sin su principal estrella, Zlatan Ibrahimovic.

El último partido de cuartos será el que disputen Croacia y Rusia. Croacia realizó una primera fase impecable pero ahora viene con dudas tras su partido de octavos ante Dinamarca (increíble tanda de penaltis). Modric, Rakitic y compañía buscarán meter en semifinales a la que seguramente esa la mejor generación croata desde los años noventa. Enfrente estará la anfitriona Rusia que,  pase lo que pase, ha llegado mucho más lejos de lo que se esperaba. Ese plus que siempre tienen las selecciones organizadoras ha permitido a un equipo que venía sin muchas expectativas, alcanzar unos cuartos dejando por el camino a equipos como España.

No será este un mundial recordado por su nivel futbolístico. De todos modos, sigue siendo una competición oficial capaz de hacer que millones de personas en todo el mundo se sienten ante la televisión para ver por ejemplo un  Arabia Saudí – Egipto. Lo único comparable serían unos Juegos Olímpicos, donde mientras haya un español luchando por las medallas, nos da igual el deporte que sea que ahí estamos, viéndolo y animándolo.

Seguro que habrá tiempo para que este mundial nos deje más imágenes para el recuerdo. De momento, serán ocho equipos los que intentarán protagonizar el momento más emocionante de todos, salir en la foto levantando el trofeo.

Que gane el mejor.